El procurador general, Phil Weiser obtiene un interdicto permanente y una sentencia por la cantidad de US$ 4.5 millones en contra de los propietarios de Denver Custom Food Trucks

El procurador general, Phil Weiser obtiene un interdicto permanente y una sentencia por la cantidad de US$ 4.5 millones en contra de los propietarios de Denver Custom Food Trucks

14 de marzo de 2019 – El día de hoy en la ciudad de Denver, Colorado, un juez de la Corte de Distrito de Denver ordenó a los propietarios de Denver Custom Food Trucks a pagar 4.5 millones de dólares para resolver un caso en el cual ellos tomaron miles de dólares de clientes para construir camiones de comida adaptados, los cuales nunca se entregaron o fueron equipados con partes inseguras y no auténticas.

Los acusados, Larry Pérez y Rudy Martínez, están obligados a pagar US$ 3 millones y US$ 1.5 millones, respectivamente. Según los testigos, los camiones de comida que los acusados eventualmente enregaron a menudo no pasaban las inspecciones de seguridad del Departamento de Bomberos de la Ciudad de Denver, lo cual causó que los consumidores incurrieran en costos y retrasos adicionales. Adicionalmente, ni Pérez ni Martínez contaban con una licencia de concesionario de vehículos de motor, según lo requiere la ley para vender camiones. Los acusados a menudo no registraban los títulos a su nombre antes de venderlos para evitar intencionalmente ser supervisados por el gobierno, lo cual causaba aún más daño a los consumidores cuando estos intentaban registrar sus camiones, según como lo requiere la ley.

“No es correcto aprovecharse de y engañar a los empresarios, quienes trabajan duro para lograr que sus sueños se vuelvan realidad. Como estado, debemos apoyar las buenas prácticas empresariales y responsabilizar a los participantes irresponsables. El proteger a los consumidores es esencial para formar un entorno pro empresarial. Cuando aplicamos las leyes de consumo de una manera estricta, apoyamos a la gente honesta que está haciendo las cosas correctamente”, dijo el procurador general, Weiser.

Abogados de la Unidad de Fraude al Consumidor del Departamento Jurídico del estado de Colorado procesaron el caso en la corte.

Los negocios de los acusados, Denver Custom Food Trucks y Brothers Custom Food Trucks, continuaron operando en Denver a pesar de haber sido clausurados en mayo de 2018 por la Ciudad de Commerce City por no pagar impuestos, la cual fue la segunda ocasión en que se había descubierto que Pérez no estaba pagando impuestos. En diciembre de 2018, un juez emitió una orden de prohibición temporal, la cual prohibió que los acusados participaran en cualquier actividad relacionada con la fabricación, reparación o venta de camiones de comidas.

El mes pasado, la corte escuchó durante todo el día el testimonio de testigos consumidores, quienes fueron dañados por las prácticas empresariales de los acusados. Después de esto, la corte les prohibió cualquier participación en el proceso de fabricación de camiones de comida, como también el vender vehículos sin una licencia de concesionario requerida.

Una consumidora viajo desde la ciudad de Dakota City, Nebraska para testificar sobre como ella y su esposo retiraron fondos de retiro del plan 401K para pagar US$ 35,000 para el pago de un camión de comidas de Denver Custom Food Trucks. El camión de comidas nunca se entregó, y la consumidora y su esposo perdieron no sólo el deposito, sino también los costos adicionales que incurrieron por la mudanza a Colorado, y por renunciar a un antiguo empleo para establecer su nuevo negocio. En la corte, ella explicó que ahora debe más de 70,000 dólares en impuestos federales y estatales que resultaron del retiro de su fondo de retiro.

Algunos testigos dijeron que sus sueños de ser propietarios de un camión de comidas eran con el fin de sostener a sus familias en el futuro. Uno de los testigos que trabajó en la industria de la comida por veinticinco años dijo que pagó a los acusados para que le construyeran un camión de comidas para que su hijo de dieciocho años, quien sufre de esclerosis múltiple, tuviera empleo e ingresos. El hecho de que los acusados no entregaron un camión no sólo causó que el testigo perdiera su depósito de 6,000 dólares, sino también en la perdida de oportunidad.

La Procuraduría General del estado de Colorado insta a cualquier consumidor que sea víctima de fraude o que sea engañado a presentar una denuncia al visitar el sitio www.stopfraudcolorado.gov, o al llamar al 1-800-222-4444.

  • Date
    14 de marzo de 2019