Las estafas de enamorados pueden causar más daño que un corazón roto. | Attorney General - State of Colorado

Las estafas de enamorados pueden causar más daño que un corazón roto.

En el mundo actual de las comunicaciones instantáneas y las redes sociales, muchos adultos se han dirigido a los sitios web de citas para encontrar el amor, especialmente cuando se acerca el día de San Valentín. Desafortunadamente, no todas las personas que usan estos sitios de citas están buscando un romance; algunos están buscando dinero, su dinero. Miles de personas han sido víctimas de las estafas de enamorados en internet, y terminan no sólo avergonzados, sino que con pérdidas financieras de un promedio de más de $10,000 por persona. Lo sorprendente es que casi todas estas víctimas son personas de la generación de post-guerra (baby boomers). Estas víctimas no sólo sufren emocional y financieramente, sino que algunos incluso pueden sufrir efectos a largo plazo como resultado de estas estafas de enamorados por internet.

Los estafadores pueden presentarse como hermosas modelos extranjeras, hombres de negocios adinerados, o incluso como miembros del servicio militar desplegados en el extranjero y que están buscando encontrar el amor, aunque la mayoría utiliza perfiles que parecen ordinarios. Los avances en la tecnología han hecho que sea más difícil determinar quién realmente está detrás de la pantalla de una computadora. Puede que sea el amor de su vida, o puede ser que sea un individuo envuelto en una red de crimen organizado, quizás en Nigeria o Rusia.

Los estafadores de enamorados por internet trabajan de manera conjunta en grupos de seis, usualmente en cafés cibernéticos, enviando cientos de correos electrónicos a través de sitios web de citas y salas de chat, a la espera de respuestas. Estos estafadores siguen guiones de vendedores telefónicos, lo cual explica por qué sus mensajes suenan muy parecido o casi exactamente igual. Como trabajan por turnos, parecería que están en internet todo el día, pero puede ser que no recuerden las conversaciones previas con las víctimas, o puede ser que llamen a la víctima por otro nombre.

Los estafadores crean sus identidades en base a información provista en los perfiles de las posibles víctimas. Por ejemplo, una mujer de 50 años de edad aficionada a los caballos puede recibir mensajes de un individuo que dice tener 60 años, ser un viejo ejecutivo de negocios y ser dueño de un rancho. Después de algunas semanas de conversaciones y coqueteo, el estafador le pedirá dinero a la víctima. Algunas víctimas reciben noticias alarmantes; por ejemplo, que su nuevo amigo se encuentra en problemas y necesita ayuda financiera. A otros se les pide que envíen dinero para un boleto de avión, para así volar y conocerse en persona. A algunas otras víctimas se les pide que depositen el supuesto cheque del sueldo de su enamorado y que después le envíen el dinero de regreso por transferencia electrónica, porque ellos supuestamente no pueden depositarlo. Las víctimas que depositan los cheques, y que después envían electrónicamente, el dinero de regreso, pueden ser responsables por los fondos enviados e incluso pueden ser arrestados por fraude de cheques, tal como sucedió con una mujer de Carolina del Norte, quien está en prisión por su participación en un esquema de fraude de cheque orquestado por su enamorado de internet. 

Y como es de esperarse, los esquemas han evolucionan con el paso del tiempo mientras los estafadores van perfeccionando su oficio. Han habido reportes sobre falsos enamorados haciéndose pasar por soldados con el fin de tocar el corazón de mujeres patriotas de todas las edades. Otros les piden a sus víctimas que se unan a proyectos de negocios fraudulentos, los cuales en su mayoría involucran esquemas de reenvíos, donde la mercancía comprada con tarjetas de crédito robadas, se envía a las víctimas. Una vez que las víctimas tienen la mercancía, se les pide que la reenvíen a sus enamorados que residen en el extranjero. No importa cuál sea el esquema, las víctimas que se ven engañadas desde el primer contacto inicial, reciben un seguimiento hasta que la víctima se queda sin dinero, o cuando se dan cuenta de que están siendo estafadas.

Después de que la víctima se da cuenta de que fue estafada y deja de responderle al estafador, es posible que un detective o investigador privado falso se comunique con ella, y le ofrezca servicios para rastrear al estafador, por una cuota, por supuesto. Estos impostores prometen identificar quién es el estafador, y por una cuota adicional, arrestarlos y hacerlos compadecer ante la justicia. Desafortunadamente, esto sólo es una continuación de la estafa, y el ‘investigador privado’ puede que incluso sea el ‘enamorado inicial’ que conoció por internet.

Si usted está buscando el amor por internet, estas señales de alerta pueden exponer una posible estafa de enamorados:

  • Gramática del estafador: Los estafadores con frecuencia se hacen pasar por hombres de negocios educados, ya sea americanos o británicos. Sin embargo, el inglés es usualmente su segundo idioma y sus mensajes contienen errores ortográficos frecuentes y gramática muy pobre.
  • Uso del código postal 23401: En ocasiones este código postal se usa como parte de la dirección del estafador en Nigeria, para recibir los fondos transferidos electrónicamente.  De hecho, es el código postal de Keller, Virgina, pero los estafadores lo proporcionan creyendo que las víctimas en Estados Unidos esperan un código postal. Casualmente o no, 234 es el código internacional para llamar a Nigeria.
  • Demasiado bueno para ser verdad: Algunos estafadores parecen ser increíblemente guapos, usualmente porque las fotos que usan en sus perfiles son fotos robadas de sitios web de bellos modelos con el fin de encubrirse aún más.
  • Peticiones de direcciones postales: Se les dice a las víctimas que su enamorado les quiere enviar un regalo o visitarlos, y por lo tanto necesitan la dirección postal de la víctima.  Pero el propósito real es el de llevar a cabo una estafa de reenvío o algún otro tipo de estafa. 

Si cree que lo han involucrado en una estafa de enamorados por internet, por favor denúncielo en el Centro de Quejas de Delitos por Internet (IC3, por sus siglas en inglés). IC3 es una colaboración entre el FBI y el National White Collar Crime Center, NW3C (organización encargada de ofrecer un sistema de soporte a escala nacional para las agencias regulatorias y de seguridad pública envueltas en la prevención, investigación y persecución de crímenes económicos y de alta tecnología).

Los consumidores que creen haber sido víctimas de una estafa, o que deseen denunciar cualquier actividad fraudulenta, pueden hacerlo aquí. Para más información por favor llame a nuestra oficina al número 800-222-4444.